Niños, ancianos y discapacitados con escaso acceso al tren

New York.- Un informe titulado “Servicio negado”, que presentó el contralor municipal Scott Stringer, en el cual se denunció que 640,000 neoyorquinos, entre ellos 340,000 ancianos y 200,000 menores de cinco años, son víctimas directas de la falta de acceso al metro. Un total de 62 vecindarios de los 122 que hay en la ciudad no tienen una sola estación accesible cercana y los condados más afectados son Brooklyn, El Bronx y Queens.

“La MTA ha dejado varados a demasiados neoyorquinos”, aseguró Stringer, quien exigió acciones inmediatas para mejorar la accesibilidad al Subway, crisis que paso restringe oportunidades laborales, pues unos 600,000 trabajos quedan en vecindarios sin acceso fácil a estaciones. “Por cada estación a la que no se puede acceder hay neoyorquinos que no pueden ir a trabajar, recoger a sus niños de la guardería ni ir al médico. Es simple, la vida diaria de una persona no debería ser dictada por el estatus de movilidad”.

El informe del Contralor agregó además que la falta de fácil acceso al Subway también está afectando el bolsillo de muchos neoyorquinos, que por los retos que significa subir escaleras deben rentar viviendas en zonas con estaciones con elevadores, que son más costosas.

“La crisis de vivienda para ellos se magnifica, pues en promedio los arriendos en barrios con al menos una estación de fácil acceso cuestan más de $100 que si pagara una renta en otros vecindarios”, agregó Stringer, quien no le echa toda el agua sucia a la MTA, pues admite que para hacer reformas esa agencia necesita recursos que hoy no posee.

“El plan Fast Forward de la MTA es un paso en la dirección correcta, pero podemos y debemos hacer más (…) las autoridades estatales, locales y federales deben encontrar nuevos mecanismos para reunir recursos y ponerlos sobre la mesa para garantizar que todos tengan acceso”, dijo el funcionario.

Como solución, además de apoyar el plan ‘Fast Forward’ de la MTA, el Contralor propone buscar nuevos mecanismos de financiación para invertir en mejores accesos a las estaciones, así como recomienda que la Legislatura estatal introduzca en la próxima sesión el ‘Transportation Bond Act’ por $8,000 millones de dólares, y hacer un referéndum para su aprobación. Los votantes no han tenido la oportunidad de decidir sobre fondos adicionales para el transporte desde el 2005, cuando se aprobó una legislación para otorgar más de 3,000 millones de dólares. El Diario.

Comentarios