Rubén Díaz en fuego cruzado con los taxistas

New York.- El concejal y reverendo Rubén Díaz, presentó el proyecto de ley “Intro 838” que entre otras cosas establece poner un tope al creciente número de taxis que ofrecen servicios por aplicaciones, y la cantidad de vehículos afiliados a las bases.

Si la ley es aprobada perjudicaría a muchos taxistas de los condados que también están trabajando con aplicaciones.

Una de las medidas que contempla la ley es cobrar $2,000 anuales por licencia, lo que es considerado por muchos taxistas como una maniobra de la industria amarilla, y parece que quienes así lo consideran no es tan lejos de esa posibilidad.

Durante la audiencia pública acudieron taxistas con sombreros vaqueros amarillos en franco respaldo a la ley presentada por Rubén Díaz. Otro grupo de taxistas portaba un letrero contra la ley que dice “Stop the Díaz Bill Intro 838”, Paremos la ley 838 de Díaz.

En su testimonio en la audiencia realizada en el concejo municipal, José Altamirano, presidente de Livery Base Owners (Asociación de Dueños de Bases) puntualizó; “Aproximadamente 165 bases de servicios de taxis comunitarios, con 3,700 vehículos afiliados, tienen licencia desde el año 2000. Estas bases simplemente no pueden pagar una tarifa de registro de $20,000 por año. Y nuestros vehículos afiliados no pueden pagar la tarifa anual de registro de $2,000. Requerir esto es lo mismo que firmar nuestra sentencia de muerte”. Dijo Altamirano.

La licencia de la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC) actualmente cuesta $625 dólares y se paga cada dos años, pero con la nueva ley se pagarían $2,000 anualmente, este aumento equivale a un 300% del costo actual.

Aparte de la ley 838, también se presentaron los proyectos legislativos 854, 855 y 856, que establecen crear un límite de 1,000 vehículos por base, y que todos sean accesibles para que personas discapacitadas puedan transportarse en sillas de ruedas.

Comentarios